Skip to content
Un Vino con Causa

Desde la antigüedad, el ser humano ha estado en constante tránsito. Algunas personas se desplazan para reunirse con sus familiares o para estudiar. Pero existe también una comunidad más vulnerable, me refiero a la que migra para escapar de conflictos, de persecuciones, del terrorismo, de violaciones o de abusos a sus derechos humanos, y también la que migra en busca de oportunidades de trabajo.   Todos ellos se  enfrentan a muchos peligros, movidos por el anhelo de obtener una mejor calidad de vida.


Existen algunas organizaciones cuya labor consiste en cerciorarse de que se da una gestión ordenada y humana de la migración; promueven la cooperación internacional sobre cuestiones migratorias; ayudan a encontrar soluciones prácticas a los problemas migratorios, y sobre todo ofrecen asistencia humanitaria a los migrantes que lo necesitan.  Regalándoles un pequeño descanso a su doloroso peregrinar.

 

 

 

El vino “Inmigrante” colabora a esta causa, donando parte de sus ingresos a estas organizaciones.  Así que en la compra de una botella, estarás apoyando a esas personas que hoy no cuenta con los recursos necesarios para costearse una vida digna.

 


Brindemos entonces por el bienestar de nuestros semejantes, con una copa de este petit verdot – tempranillo, de color rojo violaceo profundo y brillante, de gratos aromas de cereza, ciruela, mora, pimienta, y algún dejo mineral, con la notas de vainilla, caramelo y tabaco obtenidas por su estancia en barrica por 12 meses.  Con aterciopelados taninos.  De buen equilibrio y acidez refrescante.  Tras una entrada suave, se presenta bien estructurado, y amplio, sus taninos son aterciopelados, buena persistencia y grato final.

Sin duda una buena recompensa, por nuestra desinteresada ayuda.

 

 

 

 

Galería